¿Alguna vez te has preguntado por qué tu caballo hace espuma cuando suda?

Los caballos son únicos en el reino animal porque cuando sudan producen laterina.

Cuando veas espuma blanca en un caballo, eso es laterina. Normalmente la hallamos entre las patas traseras del caballo, y en el cuello, a menudo se encuentra donde la montura causa fricción con el pelaje del caballo. La formación de espuma aumenta la evaporación y enfría el cuerpo del caballo de manera eficiente cuando se sobrecalienta.

La laterina contiene minerales disueltos (electrolitos), que es lo que a su vez causa el efecto de la espuma. Cuando un caballo está cubierto de sudor espumoso, es una señal de que está perdiendo electrolitos. Si pierde demasiados de estos minerales, puede sufrir estrés por calor.

 La sudoración excesiva puede provocar deshidratación.

Si bien el acto de sudar en sí mismo es positivo, ya que es la forma en que tu caballo autoregula su temperatura y se refresca, si tu caballo suda demasiado, podría deshidratarse.

Por eso es tan importante vigilarlo y ser consciente de cuándo y cómo suda. Los caballos sudan grandes cantidades de sodio y potasio (mucho más que los humanos). Es por eso que si tu caballo está sudando excesivamente, es posible que deba reponer los electrolitos (minerales) perdidos.

Podemos proporcionarles los electrolitos de diferentes maneras: como una pasta oral o mezclados con alimento o agua.

Caballos en riesgo de estrés por calor

Algunos caballos son más propensos a tener problemas de salud asociados al calor:

  • Caballos débiles.
  • Caballos con sobrepeso.
  • Caballos viejos o jóvenes.
  • Caballos que no pueden digerir almidón y azúcar.
  • Caballos que viven bajo luz solar directa con temperaturas superiores a los 30 grados.
  • Caballos que no consumen suficiente agua y no obtienen suficiente sal.
  • Caballos que se han mudado recientemente de climas frios a climas cálidos y todavía no se han adaptado.

La hidratación es clave

Sabemos que los caballos de carreras pueden sudar cerca de 10-15 litros por hora en condiciones de mucho calor y humedad.

Es por eso que el agua dulce y limpia, y la sal son cruciales para un caballo en verano. El caballo doméstico promedio consumirá 30 litros de agua al día. En un día muy caluroso, beberá el doble.

Si tienes un bebedor quisquilloso, intenta ofrecerle agua de diferentes fuentes. Algunos caballos prefieren los baldes o cubos a los bebederos automáticos, pero lo único importante es que el tipo de balde sea seguro para tu caballo y esté limpio.

Los caballos pueden perder hasta un 12% de su peso corporal en sudor y electrolitos. Los principales electrolitos del sudor son sodio, potasio, cloruro, calcio y magnesio. Una deficiencia de electrolitos puede tardar semanas o meses en corregirse y puede afectar seriamente al tiempo de recuperación de un caballo de rendimiento.

Deshidratación y desequilibrio electrolítico

Los electrolitos controlan el suministro de agua que entra y sale de las células del caballo. Aportan minerales buenos y expulsan los desechos. Los electrolitos son necesarios para la digestión y para la fuerza ósea. Hacen que los nervios se activen y los músculos se contraigan. Básicamente, son esenciales para el bienestar del caballo.

Los síntomas de la deficiencia de electrolitos pueden incluir deterioro del rendimiento, recuperación lenta, espasmos musculares, agotamiento y un alto riesgo de golpes.

Para la mayoría de los caballos, el acceso libre a una piedra de sal mineral es suficiente para reponer los nutrientes perdidos, pero si tu caballo está siendo montado en un clima cálido, se recomienda la incorporación diaria de un equilibrador electrolítico.

Si tu caballo está trabajando duro este verano, puede ser una buena idea complementar su dieta con minerales adicionales alimentándolo con un alimento equilibrador de dietas que contenga las vitaminas, minerales y proteínas requeridas.

Considere Kelpies Balancer, una fórmula de vitaminas, minerales y oligoelementos que aporta a tu caballo, en cantidades pequeñas, mayor concentración de nutrientes. https://kelpiesgalicia.com/es/product/equilibradores/balancer/

Para reflexionar

Hay caballos que tienen más probabilidades de sufrir desequilibrios electrolíticos al día siguiente de haber ingerido determinados alimentos concentrados. Esto los hace más propensos a atorarse o sufrir calambres / espasmos musculares.

Estos caballos tienen una incapacidad genética para metabolizar los azúcares durante el ejercicio y deben ser alimentados de una manera que les permita adaptarse a fuentes de energía alternativas, como dietas altas en fibra, altas en grasas y bajas en carbohidratos solubles. Echa un vistazo a Kelpies No Starch https://kelpiesgalicia.com/es/product/moderados-y-bajos-en-almidon/low-starch-and-high-fibre/

Cristina

Author Cristina

More posts by Cristina