Entra en un establo al azar y pregúntale a la persona que esté allí qué es la felicidad en un caballo, y encontrarás una infinidad de respuestas diferentes.

Algunos dueños de caballos piensan que tener a un caballo fuera las 24 horas del día, los 7 días de la semana es cruel; mientras que otros argumentan que tener a un caballo encerrado es parecido a tener a un prisionero en aislamiento.

El bienestar y la felicidad de los caballos se han explorado durante siglos. El comandante militar Xenophon fue uno de los primeros en escribir sobre esto en su antiguo manual de caballería De la equitación. Durante el siglo XV, el manejo o la conducción brusca de los caballos se consideraba un signo de grosería y mala educación.

Siglos más tarde, durante el período victoriano, Anna Sewell trató de mostrar al mundo el punto de vista de los caballos sobre la vida en su exitosa novela, Black Beauty.  Ésta fue escrita desde la perspectiva de un caballo preocupado por el abuso animal. La novela no fue escrita para niños como muchos creen, Sewell quería enviar un mensaje a los adultos sobre la moralidad de la explotación de animales. El libro es ampliamente reconocido por haber ayudado a cambiar la forma en la que se cuida a los caballos en todo el mundo.

Como puedes ver, la preocupación por la felicidad y el bienestar de los caballos no es un tema nuevo. La gente de los caballos ha estado reflexionando sobre si su caballo es feliz durante miles de años.

Descifrando el código de la felicidad

No hay dos caballos exactamente iguales, lo que hace que la felicidad sea difícil de medir. Es fácil sacar conclusiones con caballos de los que sabemos si son positivos o negativos. Es posible que hayas escuchado que un caballo que saca la cabeza de un establo para saludarte es feliz, y un pony que muerde o patea a sus compañeros no lo es. Pero como ninguno de nosotros habla el idioma del caballo, ¿quién tiene razón?.

Los caballos sufren un estrés considerable viviendo en establos. Varios estudios nos han demostrado que los caballos que permanecen en boxes durante largos períodos de tiempo son más susceptibles a trastornos estomacales como cólicos, úlceras gástricas e inflamación intestinal que los caballos que viven al aire libre. Un estudio sobre caballos de trote lesionados en Suecia reveló que la recuperación era más rápida cuando los caballos estaban al aire libre en comparación con los que descansaban en el box.

En el otro lado de la moneda están los caballos y ponis sanos, que a menudo se pelean con sus compañeros. Como criaturas sociales se sienten bien en el juego y en las sesiones de preparación con sus amigos equinos; incluso si a veces parece que se están peleando, generalmente es simpre diversión y rara vez se producen lesiones.

En un artículo de investigación suizo publicado por una revista veterinaria equina en 2008 se encontró que el 18% de las lesiones equinas ocurrieron debido a un cambio abrupto de manejo, independientemente de si el caballo se encontraba dentro de un establo o si estaba en grupo. En lugar de preocuparnos por la actividad de los caballos, debemos tener cuidado en CÓMO hacemos los cambios en su entorno. Siempre es mejor pecar de cauteloso y hacer las cosas con calma.

En cinco claves: ¿Está tu caballo viviendo su mejor vida posible?

Aunque no existe un barómetro real de la felicidad en los caballos, existe una forma de medir su bienestar. Lo que es prácticamente lo mismo.

Los expertos en comportamiento nos han estado diciendo durante años que un caballo no puede ser feliz a menos que se satisfagan sus necesidades básicas, por lo que para comprender la felicidad debemos mirar el modelo de las cinco libertades.

Las Cinco Libertades fueron establecidas por primera vez por el Consejo de Bienestar de los Animales de Granja del Reino Unido en 1965, en respuesta a las preocupaciones planteadas en el libro de Ruth Harrison de 1964 Animal Machines.

Este modelo ha sido utilizado por veterinarios y organizaciones de bienestar animal como la Organización Mundial de Salud Animal y la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA) durante décadas. El científico David Mellor lo mejoró todavía más para garantizar que animales como los caballos disfruten de una vida digna de ser vivida.

Cinco categorías para evaluar el bienestar físico, fisiológico y psicológico de tu caballo:

Nutrición: Acceso constante a agua potable y una dieta para mantener la vitalidad y una salud plena.

Entorno: Un entorno apropiado que incluya refugio y una cómoda zona de descanso.

Salud: Las lesiones y enfermedades se previenen o se diagnostican rápidamente.

Comportamiento: Provisto de espacio suficiente, instalaciones adecuadas y la compañía de otros caballos.

Estrés: El sufrimiento mental se evita o se trata rápidamente.

La mejor manera de saber si tu caballo está contento es observando su comportamiento.

Los caballos que parecen relajados suelen estar felices, lo mismo ocurre con el juego. Solo un caballo genuinamente feliz jugará, por lo que si ves a tu caballo jugando en el campo, puedes descansar tranquilo.

Toma nota de conductas destructivas (como intentar derribar una cerca o escapar), ya que puede ser una señal de infelicidad. El lenguaje corporal, la sociabilidad y el comportamiento bajo la silla de montar son otros indicadores importantes de felicidad.

Reconociendo estos indicadores (y sus contrarios), puedes juzgar con mayor precisión el bienestar de tu caballo tanto ahora como en el futuro.

Cristina

Author Cristina

More posts by Cristina