Hemos tenido la suerte de charlar con la encantadora Matilde, de Yeguada Cerro de los Castillejos, sobre su vida a lomos de un caballo y sobre la pérdida de su padre, quien fue su mentor.

Cuéntanos, ¿cómo surgió tu interés por los caballos?

“Desde mi infancia he estado vinculada al mundo del caballo. Al principio practicaba salto hípico; pero finalmente tomé las riendas de la ganadería, donde me dedico a la cría de PRE y HA”

¿Cuál es la historia de tu yeguada?

“La yeguada tiene más de 30 años. El fundador fue mi padre, Antonio León, quien falleció en 2007. Cuando mi padre se fue, nos encontrábamos en medio de una crisis y hoy en día estoy muy feliz y contenta por haber superado ese momento.”

“Sigo luchando cada día por mantener esta aficción tan grande que tengo por los caballos, y por ver cumplido el sueño de mi padre”

¿Compites?

“La yeguada todavía no ha participado en ningún concurso. Este año hemos probado en Cabalcor, obteniendo un buen resultado; aún no hemos conseguido un primer puesto, pero fue una muy buena experiencia, ¡y lo hicimos bien!”

La mayoría de los dueños de caballos tienen “ese caballo único” que ha significado mucho para ellos. ¿Puedes hablarnos del tuyo?

“Un caballo especial para mí es Tutor. Fue uno de los últimos regalos de mi padre 4 meses antes de su fallecimiento. ¡De ese caballo me enamoré a primera vista!”

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con caballos?

“Todos los días nos levantamos con la misma ilusión del primer día”.

“Cada día es diferente y eso nos gusta. Nos esforzamos por criar ejemplares con una línea y una genética digna de un caballo PRE”. ”Aunque hay días malos, todos los esfuerzos finalmente tienen su recompensa”.

¿Cuál es tu mayor desafío?

“¡No sabría decirte! Estamos muy contentos con nuestra yeguada y el trabajo que hacemos”.

“Me gustaría que naciera en la ganadería un futuro campeón del mundo”.

¿Ves algún cambio en los caballos desde que empezaste con Kelpies?

“Con Kelpies nuestros caballos tienen un brillo increible en el pelo y nuestras yeguas no pierden tanto peso mientras alimentan a sus potros! ¡Eso es muy importante para nosotros!”

Cristina

Author Cristina

More posts by Cristina